“La pesca del salmón en Yemen”


A Ewan en el río, le sobra ropa.

A Ewan en el río, le sobra ropa.

Fred Jones es un científico respetable con una vida rutinaria : vive con una mujer anodina y aunque goza de cierta posición, su vida es un enorme y rígido esquema. Hasta que de repente le ofrecen un proyecto hasta tal punto arriesgado que en principio se niega a aceptar: Introducir la pesca de Salmón en Yemen. Chantajeado por su jefe y después del interés manifestado por los asesores del primer ministro británico, se adentra en una experiencia que descubre no resultará tan compleja, encontrando la amistad en el más que rico jeque yemení que impulsa el proyecto y su atractiva colega Harriet. Fred tiene al fín algo propio por lo que luchar y pronto descubrirá que todos en algún momento de nuestras vidas podemos seguir adelante o empezar a nadar contra corriente, como los salmones. No todo es rutina. El viaje cambiará su vida.

“La pesca del salmón en Yemen” es una de esas películas que hay que ver al menos una vez en la vida. Con un esquema bastante tradicional y previsible y a pesar de que en todo momento somos conscientes de que sucederá al final -Nulo factor sorpresa, no hay sobresaltos y sólo una mínima tensión- es una historia agradable, bonita de ver y que cuenta con el aliciente de un atractivo reparto para uno y otro género (Ewan McGregor y Emily Blunt) y la dirección del más que experimentado en la materia Lasse Hallström.
Es una comedia sarcástica, con un regusto humorístico flojo, una sátira/crítica política que trata de ser mordaz pero se queda en light, en la que, la más que respetable Kirstin Scott Thomas, pone la guinda a un pastel muy dulce, protagonizando los gags más divertidos como la secretaria de prensa de un primer ministro inglés bastante incompetente (Las conversaciones en forma de messenger son particularmente divertidas).Película en la que por supuesto no falta el amor como -petardo-condimento necesario de toda comedia romántica que se precie, con el aliciente de que por fín Hugh Grant no aparece como actor principal. Un gran paso para la comedia comercial británica bastante poco ducha en lo que a originalidad se refiere.
Lo poco acertado de un título que ha tratado de ser fiel a la novela homónima en que se inspira se ve compensado por la belleza de alguno de los parajes de Yemen en que transcurren algunas de las escenas del film y el carisma de Ewan McGregor, actor que haga lo que haga, jamás decepciona y por supuesto por el hecho de que a pesar de que el resultado es el mismo, se ha buscado un argumento diferente para llegar al final

Muy recomendable para todos los públicos y particularmente para las acérrimas fans del escocés de oro que seguro, sabrán disfrutarle en otro de sus adorables papeles. A las amantes de las historias románticas os gustará.Objetividad ninguna, si no os gusta la película, siempre nos quedará Ewan.

Lo mejor: Ewan MCgregor y la banda sonora de Dario Marianelli.
Lo peor: Que la definan como la comedia inglesa del año. No lo es.Que Ewan no vuelva a ser nunca el Renton de antes, se le echa de menos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s