“Sácame del paraiso”


George (Paul Rudd) y Lisa (Jennifer Aniston) son una pareja Neyorkina que acaba de comprar su primer micro-loft en una de las mejores zonas de Manhattan. El despido desafortunado de éste y la incapacidad de ella para vender sus terribles documentales les llevan a tratar de deshacerse de su nueva vivienda, misión imposible debido a la recesión que atraviesa todo el mundo en el año 2012 y que les obliga a desplazarse con el hermano de George, un caradura, explosivo, difícilmente soportable en cuya compañía aguantan escasas horas. En el camino encuentran “Elysium” una comuna idílica con la que tropiezan desprevenidos, en que conviven nudistas y frikis con su líder espiritual Seth (Justin Theroux) con una visión idílica y perfecta de la vida y de la convivencia humana. Sin puertas y con una ideología totalmente novedosa, ¿Podrán soportar el reto que supone esta nueva vida hippie? ¿Qué supondrá para su relación?

Para empezar, lo que comienza siendo una sátira que intenta dárselas de mordaz, no llega siquiera a concienciadora. Si bien toda película de Jennifer Aniston que se precie se caracteriza por una sucesión continuada de cliclés y eventos previsibles, amor y demás petardadas varias,en este caso “Wanderlust” se luce, porque con una moralina anodina (“Love always conquers all”) y tan aburrida como el resto de comedias de la que en su día fuera la gloriosa “Rachel Green” no es siquiera capaz de arrancar más de una sonrisa a un espectador que agoniza lentamente delante de una procesión de tópicos que se ríen en su cara. ¿Una sola palabra para definir la película? decepción. Una ¿comedia? discutible que trata de vender unos valores que escasean, como el sentido del humor de sus guionistas, y un tono liberal que no desemboca sino en las mismas conclusiones de siempre y que parte de las mismas premisas. Desnudos, amor libre y drogas tratados desde la perspectiva más pueril, aburrida jamás vista, poco arriesgada y aún menos acertada. Y lo que es peor: nos recuerda a una versión más ácida y burda de”¿Qué fue de los Morgan?” (Hugh Grant, Sarah Jessica Parker) con peores resultados.

“Wanderlust” (abreviaré para evitar el nombre más largo en castellano) es ordinaria, banal, e incluso me atrevería a decir bastante patética:una sucesión de situaciones bizarras, imprevisibles, grotescas y  sin pizca de gracia que te invitan a abandonar su visionado desde el momento primero y que solo los valientes se atreven a terminar. Trata de ser original y se queda en un intento frustrado, tan soez como el desnudo de uno de los miembros de la comuna que lejos de ser evocador, llamativo o necesario te invita a arrancarte los ojos sin contemplación.

El personaje -Un marido gris de laxa moral y cuestionable buen gusto, un personaje feo en definitiva- plano, aburrido y falto de dignidad  de Paul Rudd es la guinda de un pastel descafeinado y falto de argumento que muere a medida que avanzan los minutos,  para finalizar como todos esperamos desde que dan comienzo  los títulos de crédito.  Uno de los cómicos de mayor talento en la mayor basura que se ha proyectado en los últimos tiempos. -cierta escena, un discurso de lamentable contenido sexual, me hizo sentir vergüenza ajena- Por supuesto del personaje de Jennifer Aniston poco hay que decir, porque es el mismo que repite en bucle desde 2002 con distintos nombres y localizaciones. Del elemento de la comuna, utilizado con un fin puramente intrumental y para poner de manifiesto las lindezas de la vida en la gran manzana y el escaso valor de unos valores desfasados sobre los que -nos quieren dar a entender con el personaje de Seth- siempre va a prevalecer el dinero, está totalmente desaprovechado.Y lo peor son los secundarios irrelevantes en situaciones lamentables. En serio, no era necesario.

¿Lo mejor? Paul Rudd, que lucha por salvar un personaje patético,avocado al más absoluto fracaso y desde luego consigue no dejar demasiado bajo un listón que roza el suelo.

¿Lo peor? Una Jennifer Aniston talentosa encasillada por un físico que no podrá aprovechar siempre y que se conforma con cualquier tipo de comedia sin mucho meditar y el hecho de haber perdido casi dos horas de tu vida en una película que como tantas otras, no nos dice nada, y no nos ha hecho prácticamente ni sonreir.

En definitiva, si después de ésto te animas con la película eres un valiente. Eso o tu admiración infinita -como me pasó a mi- hacia Jennifer Aniston te han cegado. Tranquilo, con el tiempo, recuperarás la vista.

Nota: 3.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s