“Leap Year”


Según una antigua tradición irlandesa, una vez cada cuatro años, el veintinueve de Febrero, una mujer puede proponer matrimonio a su novio sin temor al rechazo. Y aquí entra en juego Amy Adams, una mujer enamorada que se arranca a desplazarse a Irlanda para lanzarse a un prometido bastante indeciso. Pero el viaje no será nada fácil, incidencias meteorológicas y demás fenómenos que la hacen terminar en un pueblecito perdido de Irlanda, dónde tratará de alcanzar su destino. A ver que pasa.
Las historias de amor son infalibles. Al público femenino nos cautivan desde el primer momento y nos emocionan, aunque sean de previsible final. Aunque nos digan que son sexistas, degradantes y la principal causa de fracaso de todas las relaciones, nos da igual. La clásica fórmula de la tensión sexual contenida que en algún momento tiene que explotar, nos motiva en cualquier momento porque al fín y al cabo, se recrean situaciones en las que nos buscamos siempre. Si el ser humano no lo tiene, lo busca en la ficción. Y cuándo lo tiene, se regodea con aquello que podría ser y no será. Caprichosos que somos todos.
“Leap Day” es una película bonita, pero va más allá. Nos ofrece el aliciente de que está rodada en Irlanda, y es que el director no sólo no escatima en planos del paisaje, que nos interesa y mucho,pero siempre siempre menos que los planos Matthew Goode, (en la ducha, con la barba, semi-desnudo) uno de los actores más guapos de todo el mundo, que aparece como protagonista. Detalle este objetivo como pocos.
Pero bueno, el argumento, todo sea dicho, no innova, es una comedia romántica más. Chica bien, chico de pueblo, intiman en el curso de un viaje, aunque ella tenga novio. Podemos imaginar por dónde van los tiros. ¿no?. Pero la mente femenina va más allá, porque esta película es todo un viaje para los sentidos -Hablo desde la perspectiva femenina, pero los hombres pueden hacer lo propio con Amie Adams- porque todas nosotras en algún momento, nos pondremos en la piel de la mujer protagonista, y nos moriremos de gusto con semejante hombre. Amor a primera vista. Personaje, duro, logrado, torturado. No se puede pedir más. Yo de hecho acabé planteándome mi propia existencia despues de la película y sintiendo unas ganas horribles de traspasar la pantalla, cargarme a la chica, y huir con el hombre de mi vida, o quiero decir Matthew Goode. Pero supongo que mi versión al no ser tan prototípica no triunfaría tanto.
Y la recomiendo porque es bonita, entretenida, emotiva, graciosa incluso. Huyendo de la profundidad de muchas películas, siempre gusta salir un poco a la superficie y disfrutar con pequeñas joyas como ésta, para recordar. Amores fáciles pero profundos, guiones sencillos pero no de comedia de vergüenza ajena, bonitos. ¿Qué sería de nosotros sin el amor al fín y al cabo? ¿Y de Hollywood sin Jennifer Aniston? En fín. Y si no, sin Matthew Goode, que es todo un portento, y sino juzguen ustedes mismos. Yo de momento ya tengo encargado mi clon para cuándo se disponga de la primera máquina clonadora. Voy a esperar..lo que haga falta.
Anuncios

4 pensamientos en ““Leap Year”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s