God Save The Heisenberg


Con la pena y angustia propia del que no está preparado para despedirse, escribo estas líneas. Esta noche se emite el último capítulo de esta quinta temporada ,dividida en dos partes, de “Breaking Bad” y los nervios parece que empiezan a manifestarse. Lejanos quedan ya los días en que nuestro amigo y protagonista Walter White se erigiera como un ejemplo moral y ético, perfecto referente del ideal pater familias,pero le queremos igual. Y por ese motivo, y para todos aquellos insensatos que, por algún extraño motivo no os hayáis atrevido con una de las mejores series de los últimos tiempos, y sin caer en el vulgar spoiler, os voy a dejar una lista de motivos por los que deberíais haber empezado con esta serie ya.
1. Breaking bad no es la típica serie. No es una historia manida de topicazos sobre el mundo de la droga que ya ha sido abordado desde todas las posibles perspectivas del mundo. Breaking bad no son sino sus personajes y sus circunstancias, perfecto reflejo de la evolución del ser humano, que como tal es capaz de cometer los mayores disparates por desesperación. Perfecto reflejo de la psicología humana y sus condicionantes, del egoísmo, el propio ego y la decrepitud del alma humana.
2. Cuenta con el mejor reparto. Desde el gigante interpretativo Bryan Cranston hasta Aaron Paul; no hay secundario mal elegido y cada personaje desempeña perfectamente su papel. Con interpretaciones repletas de matices, nos hacen llegar a empatizar con lo imposible e incluso odiar aquello para lo que no tenemos justificación.
3. El nivel de la serie siempre va “in crescendo”. Cuándo empiezas con la serie piensas que, inevitablemente, el nivel de la serie en cualquier momento va a decaer, que obviamente, tal grado de tensión, angustia y adicción no pueden mantenerse eternamente. Y aquí es dónde entra en juego una maravillosa historia, llena de giros argumentales y perfectos guiones que nos llevan a equivocarnos. Desde luego, hasta el último capítulo, no he dejado de alucinar.
4. La evolución del personaje. Y no solo del principal, sino de todos los que le rodean. Desde Walter a Skyler White a todos aquellos que rodean al apocado profesor que padece cáncer, es maravilloso observar como todos “crecen” desde el primer al último capítulo, empatizando tanto con sus luces como con sus sombras. Porque aquí nada es bueno o malo hasta que lo analizas desde todos los posibles puntos de vista. Y esto es así. Y en el momento en que empiezas a hacerte preguntas…en ese momento, descubres que la serie merece la pena.
5. Por la relación Walter Jesse. Y porque yo todavía no dejo de maravillarme, ni de preguntarme hasta que punto serán capaces de llegar juntos. Porque Jesse Pinkman es uno de los mejores personajes creados para la televisión hasta el momento y mi adoración no conoce límite. Además que Breaking Bad nos ha dado puerta a conocerle y jamás podré agradecerlo suficientemente.
6. Porque te plantea muchísimas preguntas. ¿Hasta que punto el ser humano obra desinteresadamente? ¿Qué es bueno o que es malo? ¿Todo es justificable si se obra con buenos fines?

Si todos estos motivos aún no os parecen suficientes, os podría dar más y estar horas y horas, pero no lo haré. Os dejo que os encontréis a solas con el alma de Walter y juzguéis vosotros mismos. No dejéis que nada os prive de adentraros en el maravilloso mundo de la metanfetamina azul, es un consejo de una fan desinteresada desde el punto de vista de su subjetivísima crítica. Un abrazo, methvaners.
.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s