“Seeking a friend for the end of the world”


¿Qué pasaría si…? La mayor parte de películas parten de esta premisa, paso a ejemplificar :¿Si Colin Firth de repente fuera Jorge VI y tuviera que tomar clases de dicción porque habla peor que Penélope Cruz en su discurso del Oscar? ¿Si Hugh Grant de nuevo innova participando en una comedia romántica amorosa? ¿Si Ryan Gosling se pone una chupa ajustada y nos regala los mejores planos de su carrera como experimentado conductor? Todo nos genera duda.

La cosa es que, ayer, después de mucho tiempo esperándola, pude ver por fín “Seeking a friend for the end of the world” y por primera vez, me pude ver como destinataria directa de esas preguntas que se formulan en la película. ¿Qué pasaría si el apocalípsis se acercara en forma de cometa a la tierra y todos, uno por uno, nos fuéramos a la mierda en cuestión de días? ¿Qué harías las últimas horas? ¿Con quién estarías? A pesar del surrealismo, da que pensar, y mucho.

Y es que de casualidades va la cosa. Así que digamos que, a modo de sinopsis y sin ánimo de spoilear en absoluto, a Steve Carell le deja su mujer compuesto y sin novia en una casa vacía, con su ridículo trabajo de agente de seguros y su televisor de plasma rodeado de revueltas preapocalípticas conflictivas. Y que tiene una vecina bastante excéntrica que acaba de dejar a su novio -que encima chicas, es Adam Brody-porque igual no es lo que quería y la premura de la situación le ha hecho reflexionar. Y que se hacen amigos;amigos que tratan de encontrar a las personas que más quieren para disfrutar de sus últimos momentos y compartir sus últimos recuerdos. Ya el título lo dice todo, ahora deja volar tu imaginación, o mejor aún ponte la película.

Una sucesión de cameos seriéfilos, grandes frases y personajes, situaciones bizarras ,aunque no tanto, comparado con lo raro de la situación y una banda sonora de lujo son los principales alicientes de esta pequeña joya, pero no los únicos. La increible química entre protagonistas es evidente desde un comienzo, quizá más flojo, y va in crescendo según avanzan los acontecimientos. Y es que por supuesto Steve Carell no decepciona, su versatilidad no conoce límite. El actor de sonrisa perfecta que nos ha arrancado las más gloriosas carcajadas en los últimos años con su genial Michael Scott (“The office”) nos va a hacer llorar hasta la extenuación, aunque su faceta dramática ya nos la había demostrado en “Pequeña miss sunshine” y Keira Knightley nos enamora desde el minuto cero. Un combo perfecto. Una historia repleta de emociones y ternura, si vosotros, como yo, os metéis tanto en el papel de dos protagonistas que podríamos ser cualquiera al fin y al cabo.

El perfecto ejemplo de que “la felicidad está en los pequeños detalles” (en este caso más que pequeños, breves) es una pequeña oda a lo bueno de la vida y a lo superfluo que es todo en realidad, de convenciones sociales a relaciones en las que nos embarcamos por miedo, cuándo lo que más miedo da en realidad es el error futuro.

Una película para reflexionar, sin lugar a dudas, brillante metáfora de la realidad humana que no es otra, al fín y al cabo que una progresiva cuenta atrás. Con o sin cometa.
Y es que películas sobre el fín del mundo hay muchas, algunas muy aburridas además, y lo original del enfoque de este filme es uno de los alicientes para verla no una, sino varias veces. Os la recomiendo muchísimo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s