PSH


Image

No me preguntéis cuándo empezó a gustarme el cine…porque no me acuerdo. Igual fue con doce años, cuando compré mi primera revista “Acción” -ya de aquellas se vislumbraban los primeros atisbos de mi marcada mitomanía- o igual fue mucho antes, desde muy pequeña he devorado películas en grandes cantidades, aunque en este caso fueran animadas. Igual da, el amor sigue siendo el mismo, empezara antes o después. Pero solo desde los dieciocho, el visionado de películas se ha convertido en un ritual de evasión bastante sanador a veces y ha aumentado mucho mi devoción por sus intérpretes.

Por supuesto, en los últimos tiempos no se puede hablar de cine sin hablar de Philip Seymour Hoffman. Desde el año 2006, no había título interesante en el que no apareciera, o al menos título en el que yo personalmente no tuviera interés. Aunque para ser justos, ya antes, en 2003 me había quedado con su cara en “Along came Polly”. Nunca jamás olvidaré la escena del baloncesto con sus pantalones deportivos grises, no me digáis porqué. Y aunque renegara de ello y en la mayor parte de ocasiones dijera a mis amigas que tenía cara de salido, lo cierto es que ya me había marcado. Y si, me atraían mucho sus rasgos, su pelo rubio como desteñido, sus pecas y su nariz. Siempre he tenido un gusto muy peculiar para todo.

Cuándo me dijeron que se había muerto, solo podía pensar en el amigo de Ben Stiller: Sandy Lyle. Fíjaos, con todo su historial, había sido un antes y un después en mi trayectoria de gustos atípicos. Obviamente el era lo mejor de una película mediocre y me había dado cuenta. No obstante, poco a poco mi mente se vio invadida de buenos recuerdos. Por ejemplo, Philip fue mi primera gala de los Oscar, con diecisiete años, sin canal +, con unos cascos y la radio encendida toda la noche y la peor clase al día siguiente de toda mi vida. Sufrí por Heath Ledger pero el ya me caía bien. Muy bien de hecho. Solo me importó un poco cuando murió años después. Quién me lo iba a decir a mi que ya lo pasé bastante mal por aquel entonces. Lo malo de empatizar tanto con un actor se repetía con el tiempo. Nunca podré ver “Capote”.

“The Boat that rocked” me obsesionó también: me encantaba “The Duke” y ya hacía años que no escondía mi amor por él. Su versatilidad, su sexualidad marcada representada en este locutor americano, mi amor por la música, que trabajara para Richard Curtis…fueron muchos los factores que me lleven a que hoy la recuerde nítidamente. Cuando algo te brinda buenos momentos…¿qué tiene de malo acordarse de ello con simpatía?

No se, son tantos, tantos recuerdos que no puedo plasmarlos todos. Obviamente no voy a contaros que me ha supuesto cada película, solo las que me han marcado más, aunque sean peores que otras. Precisamente, el día anterior a su muerte, revisaba “El gran Lebowski” con mi novio y le decía: “¡Me encanta Philip!”, emocionada, porque con los actores puedo ser muy ridícula. Pero claro, menuda pena terrible tuve al día siguiente. No me lo podía creer porque egoístamente esperaba verle en pantalla muchos años más, esperaba seguir emocionándome como siempre cada vez que saliera su nombre en los títulos de crédito de una película, con su voz contundente y esa presencia que llenaba toda la pantalla, independientemente de con que otros actores la compartiera, con un papel diferente cada vez.

Y es que Philip era grande, era innegable, hasta para Carlos Boyero. Y me entristece no volver a ver sus ojos tristes nunca más en una película nueva. Esta tarde mismo, he visto “The master”. Era un monstruo y nunca habrá otro que impregne de tanta humanidad y realismo a un personaje. Hasta siempre, Duke, Lancaster, Lyle…Adiós, Phil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s